La historia del cepillo de dientes

¿Sabes cómo surgió el cepillo de dientes?

Todos sabemos que el cepillado y el uso de hilo dental a diario es clave para proteger nuestra salud bucal, pero ¿sabías que mantener una salud dental óptima también puede ayudar a prevenir problemas médicos graves? La mala higiene dental se ha relacionado con problemas de salud como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes, entre otros.

Sin embargo, en el pasado, las personas tenían que usar cepillos de dientes primitivos para cuidar sus sonrisas. Los métodos de limpieza dental no  se parecen a las mismas rutinas que seguimos hoy. El cepillo de dientes moderno no existió hasta 1938, pero los cepillos de dientes primitivos han existido desde 3000 a.

Ya los antiguos egipcios cuidaban sus dientes aplicando una mezcla de piedra pómez, cáscaras de huevo trituradas, cenizas y mirra a los dientes con sus dedos. Otros pueblos de la antigüedad usaban pequeñas «ramitas» con extremos irregulares que frotaban contra sus dientes.

Los cepillos de dientes con cerdas, como el tipo que utilizamos ahora, no se crearon hasta alrededor de 1498 en China con el desarrollo de cepillos de cerdas de jabalí. Estos estaban hechos de pelos rígidos tomados de la parte posterior del cuello de un cerdo y sujetados a  mangos de hueso o bambú.

Esta variedad de cepillos de dientes fueron muy populares hasta la introducción de las cerdas de nylon en 1938. Y el cepillo eléctrico aparece solo hace unos 60 años creado por una compañía farmacéutica norteamericana.

La importancia de la higiene dental

Aunque sus métodos eran primitivos, las personas del pasado tuvieron la idea correcta al tratar de cuidar sus dientes. Puedes evitar la mayoría de los problemas dentales incluyendo los siguientes pasos en tu régimen de higiene oral:

  • Usa pasta dental con flúor para cepillarte los dientes tres veces al día.
  • Usa hilo dental diariamente para eliminar los restos de comida entre los dientes.
  • Programa visitas dentales de rutina para chequeos y limpiezas.
  • Limita los alimentos azucarados y las bebidas.
  • Evita fumar o masticar tabaco.
  • Si consumes alcohol, hazlo solo con moderación.

El cepillado dental es el aspecto más fundamental de una buena rutina de higiene dental. Sin el cepillado y el uso de hilo dental, la placa se acumula en los dientes, y puede provocar caries y enfermedades de las encías.

Las revisiones y limpiezas dentales ayudan a mantener tu salud bucal, contacta con nosotros y programa una cita con Clínica Dental Aníbal González e Hijos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.